lunes, 4 de septiembre de 2023

Los Sócrates y los Platón cristianos de este siglo.

La insistencia de las discusiones teológicas.

Los Sócrates y los Platón cristianos de este siglo


Os ruego. pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre ustedes divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. Porque he sido informado acerca de ustedes, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre ustedes contiendas. Quiero decir, que cada uno de ustedes dice: Yo soy de Pablo, y yo de Apolos, y yo de Cefas, y yo de Cristo. ¿Acaso esta dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por ustedes? ¿o fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?...  Pablo a los Corintios. ( siglo I).


Un día de estos una hermana de la iglesia me preguntó algo acerca de las denominaciones, porque me decía que ella no estaba muy clara acerca de esto. Obviamente su pregunta surgía porque ella veía mucha diversidad de movimientos cristianos y denominaciones, y en su interior, ella quería saber si estaba en una iglesia "correcta".

Yo como pastor entendía la pregunta, pues las ovejas del Señor cuando se relacionan con otras personas fuera de su iglesia escuchan muchas cosas tales como: ¿En su Iglesia hablan en lenguas? ¿A cual denominación pertenece su congregación? ¿Es pentecostal o no? ¿Cuál es el credo de ustedes? ¿De que línea teológica es su pastor? ¿Creen en los dones del Espíritu? ¿Enseñan las confesiones teológicas post reforma?¿cantan con himnarios o no? ¿En su iglesia en que nombre bautizan ? ¿En su Iglesia hacen misiones? ¿Su congregación es conservadora o escandalosa? ¿En su iglesia se siente el fuego, o son tranquilos? ¿Dónde usted se congrega creen en los profetas y apóstoles? ¿En su iglesia hacen estudios bíblicos? ¿Cuándo oran usan aceite o no? ¿creen en el arrebatamiento o no? ¿Creen en la sanidad? ¿En su iglesia hablan del pecado y del infierno?

Y todo lo anterior ha despertado en algunos la necesidad de estudiar teología, e inscribirse en seminarios importantes para estudiar la Biblia. (Lo cual considero importantísimo en la vida de los creyentes, pues no hacerlo puede en algunos casos tomarse como negligencia). Pero debemos hacernos la buena pregunta antes de hacerlo , ¿para que?
¿Cuál es el espíritu de aquel ? ¿Qué intenta hacer con todo lo aprendido?. Porque si hacemos el diagnóstico correcto antes, pudiera ser que terminemos siendo reprendidos por Dios al darnos cuenta de nuestra intencionalidad.

Algunos, digo algunos, pretenden llenarse de conocimiento para ultra-defender aquello que ha aprendido, sin ni siquiera poner en duda lo enseñado por su profesor de teología, o aquel libro que compró. Eso es lo que yo mismo diría, perder el tiempo aprendiendo. 
También, en el otro lado están todos aquellos que defienden lo que siempre les han enseñado en su iglesia, sin ni siquiera cuestionar un poco lo aprendido.
¿Por qué digo esto? Porque todo profesor de Biblia, o pastor, o predicador, cualquier maestro de seminario, o cualquier autor de un libro, lo hará desde su escuela, o sea, enseñará desde lo aprendido en su linea teológica. Acordémonos que fuimos llamados para escudriñar la palabra de Dios desde donde estemos.

Para ilustrar mejor esto. Sería imposible que un profesor presbiteriano enseñe que el bautismo es solo para jóvenes o adultos que creen en el Señor Jesucristo, pues ellos bautizan niños recién nacidos siendo una iglesia cristiana en su confesión. Entonces quien reciba clases con tal profesor, no debe hacerse devoto de aquel, sino que con su biblia, que es la palabra de Dios, cuestionar aquello que ha escuchado, considerarlo. meditarlo, y no volverse hiper defensor de lo que acaba de escuchar.

El aprendizaje teológico puede presentar una trampa, como dice mi esposa Fiorella, al hacerle creer a quien estudia que su conocimiento de Dios es completo, único y suficiente. Cuando en realidad esta cayendo en una trampa de insensibilidad, prepotencia y absolutismo.

Quien estudia teología, debe saber que: La enseñanza que va a recibir viene de hombres pecadores y por eso, deben ser muy cuestionados. Lo que si puede hacer quien estudia es confiar completamente en la perfecta palabra de Dios, que es inerrante, o sea, que no tiene yerros ni confusiones.

Estamos en tiempos modernos, en donde muchos se sientan a hablar de Dios, y ni conocen a Dios. Estamos en tiempos en donde los "sabios" cristianos se sientan a hablar de interpretaciones bíblicas y filosofías cristianas como se sentaban en la academia de Atenas, Sócrates y Platón, a hablar de la vida, de la muerte, de las deidades, de las matemáticas, y de no se cuantas cosas más. 

Según texto bíblico arriba, Pablo identifica disputas y divisiones necias entre los hermanos de Corinto, y con una sencillez extraordinaria los amonesta. Una sencillez que si hoy la usarán muchos líderes y pastores, serían condenados por los "doctores de la biblia" como simplistas y poco profundos.

Cuando aquellos decían: yo soy de Pablo, yo soy de Apolos, yo soy de Cefas... lo que en realidad decían: mi devoción y mi fe están con lo que tal enseña, y no estoy de acuerdo con aquello que dice tal. Nada mas inmaduro e incongruente para un cristiano que fue llamado a la madurez antes que todo.

La palabra de Dios según el apóstol en versos posteriores en el mismo capitulo tiene dos elementos dignos de observar y prestar atención. No podemos olvidarlos y debemos ser serios a la hora de leerlos. 
Primero que todo, la predicación del evangelio no debe ir con sabiduría de palabras, porque si se hace así, la cruz de Cristo se volvería vana. Parece que Pablo nos dice: No usen palabras que los sabios de este siglo usan, Cristo Jesús es muy sencillo.
Y segundo, Dios mismo destruiría la sabiduría de este mundo, para que los que se creen sabios y entendidos no pudieran ver la grandeza del evangelio en la persona de Cristo. léase Lucas 10:21.

De hecho, y sin menospreciar a los excelentes teólogos que hay hoy, cuando leo a Pablo, que por cierto era un gran erudito, ( perspectiva personal), siento que entre más sencillo sea la proclamación del evangelio, mucho más poderoso es. ( No se debe tampoco obviar que Dios usa a hombres en diferentes escalones sociales para proclamar su palabra.

Quisiera compartir algunos pensamientos o consejos:
  1. Haga conversaciones con sus compañeros, familiares o vecinos que son cristianos, que enriquezca la fe y promueva la hermandad en Cristo Jesús.
  2. Usted debe saber, que en muchas congregaciones las cosas se hacen distintas a su iglesia, y que eso no es malo. Muchas veces es la multiforme gracia de Dios manifestada de forma hermosa en diferentes partes de su cuerpo.
  3. No participe ni camine con personas que han negado la autoridad de la palabra de Dios, o han negado las enseñanzas de nuestro amado y glorioso Señor Jesucristo.
  4. Así como en nuestras casas hay personas tranquilas, temperamentales, pasivos y alegres, así es la iglesia de Cristo y sus miembros son tan distintos a usted. ( Aquí no nos referimos al orden del culto publico).
  5. Reconozca que la familia del Señor, la iglesia de Cristo esta por doquier, y que su iglesia y denominación no es la única sana y salva, pues si así piensa usted puede estar ya dentro de una secta, o por lo menos posee pensamientos sectarios.
  6. Hablemos de lo que realmente es importante, la cruz de Cristo y como ha extendido su gracia y amor a todo aquel que escuche su voz. Dejemos a un lado las contiendas que no dan fruto, sino que nos llevan más bien a una mesa de dialogo religioso.
  7. Yo no soy de mi pastor, ni soy de mi iglesia, ni soy de aquella confesión, ni de aquella postura teológica. Somos de Cristo, tenemos un pastor, pertenecemos a la Iglesia de Cristo, creo en la palabra de Dios, y mi pensamiento teológico lo desarrollo en mis devocionales con biblia en mano y con la ayuda del Espíritu Santo en oración.

 



Pastor Randall Gamboa Guillén.
San José, CR.
randallgamboa20@yahoo.com 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cuando la venganza toca mi puerta. Pastor Randall Gamboa Guillén.

  Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.     Si es po...