martes, 24 de octubre de 2023

Que pena dan los 99 justos

 La oveja 100 fue hallada y hubo gozo

"que pena dan los 99 justos"

Lucas 15:1-7

 Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oírle,  y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este a los pecadores recibe, y con ellos come. Entonces él les refirió esta parábola, diciendo: ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso;  y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.

La paràbola de la oveja perdida, se desprende de un momento de murmuraciòn que hicieron los fariseos y los escribas en contra de Jesùs por recibir y comer con aquellos hombres a los que ellos mismos denominaban pecadores.

Como era de esperar, Jesùs no los dejarìa sin lecciòn ni escuela. El aprovecharìa la hipocrecìa de aquellos para relatar una de las mejores historias de amor de parte de Dios a aquellos que estando en el redil, un dìa tomaron otro rumbo para encontarse lejos del cuidado de su buen pastor.

Jesùs abre con una buena pregunta la paràbola al cuestionarles ¿que hombre de ustedes...?. Ya lo habia hecho varias veces cuando "rompiò" el dìa de reposo al sanar a los enfermos y preguntarles que si era licito sanar o dar vida en el dìa de reposo, a lo que nunca respondieron.

Ahora era, ¿que hombre de ustedes si tienen 100 ovejas y se le pierede una, no va a buscarla?.

 La ceguera religiosa de aquellos se habìa acentuado tanto tanto, que eran incapaces de ver en los pecadores una oportunidad para amar, ayudar, sanar y mostrar la misericordia de Dios. 

Jesùs si podìa hacerlo, El era el amor de Dios encarnado, El era la respuesta de los desfavorecidos, El era en aquel momento el pastor que darìa la vida misma por los pecadores.

A Jesùs no le costaba sentarse a comer con los pecadores, las prostitutas o los publicanos. A veces siento que El se sentìa màs còmodo al compartir con ellos, porque estos no tenìan nada que esconder. Eran tan sinceros y tenìan tanta sed de la verdad, a diferencia que quienes murmuraban. 

La insensatez religiosa habìa llegado a extremos clasistas, a circulos impenetrables, y a orgullos super-inflados que les hacìa creer que Dios era para ellos, y para nadie màs.

Jesùs les enseñò lo contrario. 

Jesùs con la paràbola estaba diciendo que el reino de los cielos, o su casa estaba màs cerca para quienes tenìan necesidad de arrepentimiento y se alejaba de aquellos que se sentìan tan seguros de su falsa condiciòn espiritual.

Pero que dicha que apareciò el Hijo de Dios justo a tiempo, para hacer que el cielo salte de alegria y el gozo vuelva a la casa de Dios, despuès de ver que un pecador se ha arrepentido.

Jesùs no solo comìa y recibìa a los pecadores, sino que los salvaba y los colocaba en una posicion de gracia y de justificaciòn delante de su Padre celestial. cosa que no podìa hacer con los "99 justos que eran tan santos, y que no podìan enredarse en las mesas con las ovejas sucias y perdidas". Que pena que daban.

Ellos tambien estaban perdidos y sucios, pero los vestidos que conseguìan en sus templos tapaban su inmundicia y ocultaban su pecado.

 Jesùs mismo les dio a entender que eran como los sepulcros blancos, que por fuera se veìan tan bonitos y limpios, pero por fuera estaban llenos de podredumbre y olìan mal.

¿Que nos enseña Lucas 15:1? 

  1. Que hay personas que creen estar bien, pero en realidad tapan su estado con vestiduras religiosas.
  2. Que Dios. en Cristo Jesùs ha venido a buscar lo que se habìa perdido, y dejando el cielo se humillò hasta lo sumo para tomar nuestro lugar en la cruz y rescatarnos.
  3.  Que talvez haya personas que se han alejado de los caminos del Señor por distintas circunstancias y se encuentran hoy lejos del redil del Señor, pero Dios que es Grande en misericorida esta dispuesto a cargarlo en sus hombros y llevarlo a casa.
  4. Que para el Señor, el valor de un alma es tan importante que no importa donde se encuentre, El harà fiesta y habrà gozo cuando la halle.
  5. Tambièn nos enseña que aquella oveja debe arrepentirse del camino que habìa tomado, y dejar que Jesùs le cargue y cure sus heridas.
Dios les bendiga.
Pastor Randall Gambia Guillèn.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cuando la venganza toca mi puerta. Pastor Randall Gamboa Guillén.

  Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.     Si es po...